Los Escritores de México

Los Escritores de México, PROYECTO DIGITAL Mexicano que tiene como meta dar a conocer a Escritores Mexicanos.- Semblanzas de su obra, enlaces de conectividad entre audiencias de lectores y sus autores.

Esta obra tiene su base en http://LosEscritoresdeMexico@WordPress.com y es operado por la organización http://AltaCorporativo.WordPress.com y http://PortafoliosICONO.com

Coordinación directa del EDITOR:- Alvaro López Tostado
https://www.facebook.com/Alvaro.Lopez.Tostado/

Para acceder a nuestro Directorio de Escritores favor de ingresar desde la cabecera de este Blog o dando un click en este renglón

 

 

Anuncios

2018 Luis Sandoval Godoy “A´i viene la bola…”

Un acto de justicia. Ofrece este libro un racimo de textos de lectura imprescindible para quienes quieran iniciarse en el conocimiento de lo que pasó en México en la etapa más dura de la persecución religiosa, impuesta a un pueblo abrumadoramente católico, entre 1914 y 1940.

Por: Pbro. #TomásdeHijar#CátedraLiteraria#LuisSandovalGodoy. En efecto, protagonistas, testigos y víctimas del trienio que va de 1927 a 1929 toman la palabra, muchos años después, para darnos su versión de cómo sacudió la Guerra Cristera las fibras más íntimas de quienes sufrieron la suspensión del culto público, que no decretó el gobierno anticlerical, como muchos siguen pensando, sino el episcopado mexicano en señal de protesta suprema al radicalismo de un ordenamiento promulgado por el Presidente de México Plutarco Elías Calles, el 21 de junio de 1926, mejor conocido como Ley Calles, que convirtió las expresiones públicas de fe en delitos del fuero común y federal.

Que don Luis Sandoval Godoy naciera en 1927, cuando empezó esa guerra, no es fortuito al interés de muchos artículos que ha publicado en su fecunda carrera periodística y literaria.
A nueve décadas de lo que aquí se cuenta, cederle la voz a sus protagonistas, en especial a la gente del pueblo, que en este caso fue mucho más que carne de cañón, es un acto de justicia mínima para quienes desde diversos frentes asumieron el costo social de tan duro lance, capítulo aleccionador y universal en torno a los límites del ejercicio de la autoridad y del poder público.

Pbro. Lic. Tomás de Hijar Ornelas.
……..

Parecía inevitable que un autor como Luis Sandoval Godoy, para quien la Guerra Cristera ha sido un asunto recurrente –inevitable incluso, desde su propia oriundez regional, esa peculiar zona integrada por el norte de Jalisco y el sur de Zacatecas–, en un momento u otro de su devenir literario e historiográfico habría de recopilar algunos de los abundantes escritos en los que ha abordado, de manera central o tangencial, el apasionante tema de la Cristiada.

Lo hemos dicho ya en otra ocasión: pareciera que Sandoval Godoy no ha necesitado ponerse como propósito abordar en sus cuentos o crónicas el conflicto cristero; por el contrario, éste le ha salido al paso incontables veces entre esas mismas páginas. Si bien constituye una de sus vertientes temáticas predilectas, es igualmente cierto que en las descripciones de tantos lugares por él recorridos incesantemente, o en una u otra de tantas conversaciones sostenidas con las gentes de estas comarcas, por distante que fuera el tema tratado, surgía como una especie de fogonazo alguna remembranza cristera, diríase que agazapada, impensada pero ineludible, para enriquecer o matizar esas charlas pueblerinas que han constituido durante seis décadas de infatigable labor de cronista, la materia prima vital de la obra sandovaliana.

Cuando el padre Tomás de Híjar y yo nos reunimos con el autor para dar forma a la iniciativa de antologar algunos de sus textos sobre el conflicto religioso y armado de los años veinte, se abría un espectro de posibilidades. Tres antologías previas de don Luis respondían a otras preferencias: Siga la flecha (2006) constituida por relatos de ficción; una muy original selección de escritos sobre los sacerdotes mártires, Glorificados en Cristo (2016), tema muy querido por el autor y de algún modo vinculada con la actual; y una recopilación general de su obra en Nos alcanzó el eco de lejanas voces (2016).

Por: Ulises Íñiguez Mendoza. Mientras que en las tres fue él mismo su propio antologador, ahora la idea surgía por iniciativa de quien esto escribe, y me correspondió el privilegio de seleccionar los reportajes periodísticos publicados en El Informador y en el Tapatío Cultural que compondrían esta nueva edición. Una idea de Tomás de Híjar resultó finalmente aceptada: seleccionar sólo los artículos de asunto cristero que no hubieran sido compilados antes en ningún otro libro, inéditos para propósitos bibliográficos.

Esta tarea tuvo como origen y respaldo imprescindible la acuciosa búsqueda hemerográfica realizada por el ingeniero Bernardo Carlos Casas en los archivos digitales de El Informador, de la cual se derivó una generosa y muy bien estructurada base de datos que abarca varias décadas de trabajos periodísticos de don Luis, y que permitió llevar a cabo la selección que el lector tiene ahora en sus manos.

A manera de introducción, la antología se abre con una conversación a cuatro voces sostenida en Guadalajara en octubre de 1974 entre Luis Sandoval Godoy, Jean Meyer –su tercer volumen de La Cristiada recién había llegado a las librerías mexicanas–, y dos sacerdotes cuyos archivos resultaron una cantera imprescindible para dicha obra: Nicolás Valdés y Salvador Casas. Es una plática informal que revela, no obstante, diversos entretelones en la elaboración de esta obra ya clásica y algunos de los avatares por los que atravesó el historiador franco-mexicano en la búsqueda de fuentes de primera mano, algunas de ellas inaccesibles hasta la fecha.

Es quizá también el primero de los textos con que nuestro autor inició su propio recorrido cristero por las páginas de El Informador, inaugurando así una nueva línea temática en su vasta labor de cronista regional.

Dos casi anónimos combatientes cristeros nacidos en Jalisco, nacido uno en San Julián el Alto –Gerardo Torres– y el otro en Teocaltiche –Eugenio Hernández–, constituyen dos de los varios ejes narrativos de esta antología. Profusamente entrevistados ambos por el autor durante los años setenta, sus testimonios le dan una columna vertebral y una cronología a esta sucesión de artículos, que abarca desde los inicios del conflicto –“Un testigo de la cristera”– hasta los vergonzosos días finales de “El armisticio”.

Aparecen a través de estos relatos otros personajes: la madre de Gerardo, que muy a su pesar alienta a su hijo a tomar las armas; los hombres de San Julián, que nunca olvidaron la humillación sufrida por sus mayores al terminar la lucha, a manos de los obispos firmantes del armisticio; el sacerdote del pueblo de Cuquío, quien al reunirse sus paisanos en la plaza en los primeros días de la guerra, los instiga “a que largaran el miedo” y tomaran las armas en defensa de la religión, luego de la suspensión de cultos y el sacrilegio cometido por el ejército federal, que “había fusilado a los santos ahí en el atrio, formados todos para balacearlos. Así hicieron los ingratos”.

Cuántas veces el autor, devenido en historiador, ha resaltado la tosca y vigorosa expresión de estos hombres casi analfabetas, que pese a su sintaxis ruda y descoyuntada muestran una envidiable capacidad descriptiva: ¿quién puede dudarlo cuando leemos la absorbente y eficaz narración bélica de “La batalla de Cuquío” o de “La última batalla”?

Otra sección la integran los testimonios sobre un hombre y una mujer de fama legendaria: el más célebre líder popular de Los Altos durante la primera guerra cristera –“Mio Cid a la rústica”, lo llama nuestro autor–, y una insólita jefa guerrillera de “la Segunda” (más insólita si consideramos que la participación armada femenina fue muy escasa): El Catorce y Jovita Valdovinos. A Victoriano Ramírez (a) El Catorce (apodo que debió a una anécdota casi inverosímil de sus tiempos de rebelde pre-cristero, así como a su mítica puntería), se dedican tres artículos. Como si la fama ganada en vida por Victoriano, y la forma violenta y cuestionable en que murió a manos de sus propios compañeros de armas no fueran suficientes para cubrir su memoria de un halo fabuloso, estos relatos describen las peripecias igualmente extraordinarias acontecidas a su cadáver a lo largo de muchos años, hasta su descanso final –queremos suponerlo– en el Santuario de Guadalupe de San Miguel el Alto.

Fracciones de la presentación de “A´i viene la bola”, de Luis Sandoval Godoy… por Ulises Íñiguez Mendoza

#LosEscritoresdeMÉXICO
http://LuisSandovalGodoy.WordPress.com/
#HistoriadeMéxico
#LosLibros
#LaCristiada

Luis Sandoval Godoy

Conformar esta biblioteca digital de la obra de #LuisSandovalGodoy es una travesía increíble. Conocer de cerca al autor lo más fascinante, documentar la obra y adquirir la técnica de Don Luis nos lleva a desarrollar la #CátedraLiteraria que denominamos #CincuentaAños50Libros

Por #AlvaroLópezTostado #EditorDigital hoy exponiendo parte del trabajo desde #RedesSociales con el único afán de difundir la obra. Relatos que nos llevan desde El #TeúldeGonzálezOrtega a las#Haciendas y #PueblosdeJalisco y #PueblosdeZacatecas. Todo esto conformado con personajes como el Pbro. #NicolásValdés… Prólogos de Gobernadores como Don #AgustínYañez o en su momento gente la talla del intelectal #TomásdeHijar.

Bienvenidos a este compendio de
#LiteraturaMexicana
#CuentosMexicanos
#TierradeEscritores
#MexicanosdeÉXITO
#GentedeAltoIMPACTO
#PersonajesquedejanHUELLA.

Somos http://AltaCorporativo.com/
http://www.iconogdl.com/LSG.html
https://luissandovalgodoy.wordpress.com/

 — conLuis Sandoval Godoy.

 

Los Escritores de México Xavier Velasco Escribir para desnudarse

Xavier Velasco siempre escribió sobre el género del rock, pero amaba en secreto la música de José José. Y es que hubo un tiempo en que todas las borracheras solían acabar con melodías del Príncipe de la canción. Y por ello un día decidió escribirle una carta.

Por Julio Ríos 23 Julio 2018 (La Gaceta Universitaria).- “La escribí un par de horas antes de casarme. Estaba en un cuarto de hotel, en Las Vegas. Mi mujer estaba en el baño y me dije: Es tiempo de decir la verdad, aceptar que temblé cantando ‘El triste’. Y yo me preguntaba: ¿cómo hacía este pobre infeliz para cantar todas esas canciones y aguantar la vida? ¡Pues ya se ve cómo le hacía!”, dice Velasco.

Las cartas son como un autoexorcismo para él. Y la dedicada a José José es apenas una de las doscientas cuarenta que borroneó en su juventud. Algunas fueron reescritas, otras fueron desechadas. Al final, veinticinco fueron elegidas para su nuevo libro Entrega insensata: cartas a la deriva, que revive el oxidado género epistolar y que a decir de Marisol Shultz, su editora en tiempos de Diablo Guardián (ganadora del premio de novela Alfaguara), es “la entrega más sensata” de este irreverente escritor.

Gloria Trevi y su infausto manager Sergio Andrade, la Tigresa, su perro “Boris”; a algunos de ellos les dedica esta consumada prosa. Pero la carta en la que abre sus venas y tira la sangre en el papel, es la dedicada a su abuela, como lo admitió Velasco en un dialogo con Marisol Shultz hace unos días en Guadalajara.

“Al terminar cada párrafo, berreaba. Berreaba como no tienes una idea”.

Este libro, dice en entrevista, “es una colección de cartas. En varias de mis novelas hay cartas. En algunas más, en algunas menos. Siempre es una forma de comunicación con la que he tenido una cercanía especial. Me gusta hacer cartas, porque en ellas es muy poco el espacio que tiene uno para fingir, para adornarse, finalmente uno se desnuda y al final para eso es la escritura. Para desnudarse”.

Y un e-mail o un mensaje de WhatsApp no se presta para desnudarse…

¿Hace más frío?

La carta no tiene un límite. El e-mail en teoría tampoco, pero todo eso lo escribe uno entre prisas, entre muchas cosas que se tiene que hacer. Hay gente que dice “tengo veinte mails por responder” y responde lo que puede. Pero una carta es “me voy a encerrar contigo en un lugar y te diré una serie de cosas que no estoy seguro si te hubieras imaginado, o que sepas. Y no vas a poder interrumpirme. Voy a hablar hasta el final”. Eso solo se puede hacer con una carta. Velasco estuvo en Guadalajara para charlar sobre literatura en la librería que lleva el nombre de Carlos Fuentes, un gigante de las letras que admiraba el trabajo de quien entonces era un joven escritor.

“La noche en que Marisol supo que yo había ganado el Premio Alfaguara, ella estaba en Puebla con Carlos Fuentes. Y él fue una de las primeras personas que se enteró del premio. Ella nunca me lo ha contado pero pienso que se las arregló para hacerle llevar parte del texto, porque el lunes siguiente que se divulgó, Fuentes como era su costumbre ya estaba al tanto, y ya había leído, no sé si toda la novela, pero una parte significativa de ella. Y para el martes ya había opiniones bien documentadas de Carlos Fuentes sobre mi novela. Sí comparto con ellos una serie de vivencias y experiencias que todavía me impresionan”.

Diablo Guardián marca un antes y un después en la obra de Xavier Velasco. Publicada en 2003 y ganadora del premio Alfaguara fue todo un fenómeno. El lenguaje que usó bailotea en una cuerda floja, entre lo prosaico y lo desinhibido. La novela, con Violetta como protagonista, fue adaptada recientemente en formato de serie para la plataforma digital Prime Amazon, con una polémica recepción de parte de los críticos y del público.

¿Qué opinión tienes de la serie?
Yo creo que es buena. La hicieron muy bien. Hicieron una muy buena lectura del libro. Transformaron la historia, como tenía que ser. No podía quedar tal cual. Y algunos lectores sí lo resintieron, estoy de acuerdo. Otros lo celebraron, pero básicamente en cuanto a calidad no tengo nada de que quejarme. Más que satisfecho, me siento muy aliviado. Muchos se preguntan si podría darse alguna segunda parte o alguna nueva novela conectada de alguna forma con los hechos de Diablo Guardián… No. La venganza del hijo de Violetta no está en mis planes. Es algo que ya pasó hace mucho tiempo. La novela tiene un principio y un final, y ahora sí que a otra cosa. En lo que a mí respecta, estoy en otra cosa.

¿Y cuál es esa otra cosa, por dónde va ahora Velasco?
Estoy escribiendo una novela. Mis novelas las guardo como misterio, porque nada es definitivo mientras estás escribiendo una novela. Te puedes echar para atrás y cambiarlo todo. Nunca sabes qué es lo que va a pasar. Así que cuando estoy haciendo una novela, lo único que puedo decir es eso. Que estoy haciendo una novela y lo demás pues ya veremos.

¿Pero te gustaría explorar subgéneros distintos en la novela?
A uno siempre le llama la atención de meterse donde nunca he estado. Sí tengo ganas de hace una novela negra. Que como tal nunca la he escrito. Tengo ganas de escribir una obra de teatro. No estoy seguro que pueda funcionar como dramaturgo. Lo que pasa es que uno tiene pendientes. Pero por el momento todas esas ideas tienen que esperar porque estoy haciendo una que me come completamente la cabeza. Ya después vendrá el turno quién sabe de qué. Y esa incertidumbre es parte del juego. No me gusta tener mi vida cuadriculada de aquí al 2030. Me sigo preguntándome qué va a pasar y me gusta que permanezca en incógnito.

Finalmente la incertidumbre alimenta las ganas de escribir… Pues sí, y aparte de que te alimenta las ganas de escribir, te da cantidad de coartadas para terminar haciendo lo que se te da la gana, porque no te has comprometido a nada, no le has vendido nada a nadie. Y es como la vida. No sabes lo que viene y hay que enfrentarlo.

Y más como la vida en México… el país de la incertidumbre. ¿Cómo lees lo que ha ocurrido en las últimas semanas? 
Ahorita la incertidumbre es todo. Nadie absolutamente sabe qué va a pasar. Nadie sabe de dónde salió el dinero con el fideicomiso para las víctimas del temblor ni qué pasó con él. Nos esperan tiempos de gran incertidumbre, aunque no precisamente emocionantes. La palabra clave ahorita es incertidumbre.

¿Qué balance haces de la literatura mexicana actualmente en esta coyuntura?
Mira, no lo sé. Estoy seguro que hay especialistas que sí lo tienen claro. Yo sigo leyendo a autores que considero muy especiales. Me gusta leer a Enrique Serna, a Élmer Mendoza. Pero no sé qué está pasando con la literatura mexicana. Es como si me preguntas: ¿Qué está pasando en la cancha? Cuando yo he estado en la cancha. Puedo decirte cosas que he visto de cerca, pero realmente no tengo una panorámica. ¡Ni siquiera me veo a mi insertado en la literatura nacional!, como que no lo veo de esa forma. Lo veo como un juego en el que estoy y me gusta jugar. No he visto el marcador ni me he dado una vuelta a las gradas. Lo veo a nivel de cancha y estoy contento.

#LosLibros
#ECOSdeFIL
#XavierVelasco
#EntregaInsensata

http://LosEscritoresdeMexico.WordPress.com/

Enamorado de la música, las motocicletas, la adrenalina y las palabras en esteroides, Velasco comenzó a escribir a los nueve años para escapar de las aulas.

El autor de El materialismo histérico, Luna llena en las rocas, Éste que ves, Puedo explicarlo todo, La edad de la punzada y Diablo Guardián, sostiene que la literatura le ha permitido revivir lo que amó y odió en distintas épocas de su vida. Una de las razones por las cuales goza escribir, es porque gracias a este acto recuperó a su madre “con sus ojos de fuego”.

 

ESCRITORES MEXICANOS Montserrat Moragrega

Mayo de 2018. #MonteserratMoragrega #MMV nos trae su segundo libro de la serie #PorquéNoMeAMAh hoy con el título #ElABUSO. Hace un año dimos a conocer el primer libro de esta serie por demás didáctica y testimonial de quien no solo perdió el amor por si misma, sino a la par familia y en buena parte su fortuna. Las Estrellas como Montserrat son soles que nunca se apagan, son campos magnéticos muy positivos he aquí la prueba.

Por: Alvaro López #EscritoresdeMÉXICO .- En el fondo de toda persona que ejerce poder, control, dominio o violencia sobre otra, encontramos a una víctima, alguien que, a su vez, fue abusada. Los seres humanos tenemos diferentes formas de responder a las amenazas causadas por algún agresor y que pudieran provocarnos dolor físico, emocional o mental.

Será Manón Vachez quien dará el prólogo de este segundo libro de nuestra Amazona y ahora escritora mexicana… La primera sería pelear, que es la respuesta más sana, ya que medimos nuestras fuerzas y sacamos la indignación a través de la lucha, la cual no es física de modo necesario; aunque quedáramos heridos de muerte, esto nos empoderaría y fortalecería nuestra autoestima. También podemos huir del peligro, que es igual de sano cuando hay una diferencia de fuerzas en la cual pelear sería inútil. Salir corriendo con la intención de parar el abuso, el dolor o proteger la integridad, no es cobardía, sino sensatez, agilidad, inteligencia. Así sobrevivió nuestra especie y llegó a la cima de esta cadena evolutiva. La siguiente defensa sería congelarnos o paralizarnos; cuando pelear o huir son imposibles, solo queda no hacer nada, literalmente pasmarnos, tratando de ser invisibles e insensibles con la esperanza de que el acto de agresión pase rápido.

¿Cuál de estas tres formas será nuestra respuesta? ¿De qué depende? Sin duda, esta se genera en la infancia y tiene que ver con nuestro carácter por supuesto (importante componente de la personalidad); aunado a ello, las propias vivencias y la manera en que aprendimos a resolver los conflictos en casa constituyen aspectos determinantes. La línea entre el control y el abuso es demasiado delgada; algunas veces se traspasa sin que se den cuenta las partes involucradas. El abuso puede ser verbal (con majaderías y palabras degradantes), económico (al negar o condicionar la entrega de dinero, es decir, ejercer presión sobre su pareja con amenazas para obligarla hacer lo que él quiere con el pretexto de que es inepta para manejar el dinero), sexual (forzarla a tener sexo como si fuera una obligación) y físico (puede llegar a los golpes).

Cuando el abuso no se exterioriza con agresión física, es común que no se perciba como tal, lo cual es muy preocupante; por ejemplo, el control de los horarios y la forma de vestir, los celos exagerados o la desvalorización de la persona son aceptados en la sociedad; ello contribuye a la negación del abusador o abusadora. Pero ¿qué es el abuso? La Real Academia Española nos dice que el verbo abusar tiene varias acepciones; la primera es obtener provecho de una persona con exceso: “Abusa de su generosidad’’. La segunda refiere un trato deshonesto hacia una persona de menor experiencia, fuerza o poder. La tercera habla de hacer víctima a otra persona con una acción deshonesta.

Con base en estas definiciones, podemos señalar que hay diversas formas de abuso: físico, cuando una de las partes posee más fuerza que la otra; económico, cuando se tiene superioridad material y, por lo tanto, se ejerce esa fuerza sobre la víctima; también está el sexual, emocional, espiritual y verbal. Todas estas formas de abuso encierran la amenaza de que algo malo puede ocurrirle a la víctima en el futuro si no consiente lo que el abusador le exige. El abuso es causante de traumas por el daño y la culpa que supone en sí mismo. El callar por miedo y avergonzarse de los hechos nos remite a la expresión popular “La ropa sucia se lava en casa”. El abuso causa miedo, y este nos puede congelar y hacernos creer que no existe ninguna salida. El abuso puede producir tanto daño que deja a la persona impedida. Es y será siempre la responsabilidad de los padres formar a la persona; muchos padres abusivos son, a su vez, víctimas y no saben qué hacer en una situación de pareja que perpetúa su condición de víctima. No saben cómo defenderse o salir de ahí.

Concluyo con un pasaje contundente de Montserrat que regresa a las víctimas la esperanza y fortaleza para cambiar: “A partir de que somos conscientes del abuso que ejerce nuestra pareja sobre nosotros, adquirimos la responsabilidad de detenerlo”. Está habilidad de respuesta es para cada uno de nosotros una tarea personal, una obligación social y un compromiso multigeneracional.

SÉPTIMO BANNER

http://icono-posicionamiento.tumblr.com/

En ICONO nuestras Comunidades Digitales son claves para el posicionamiento de nuestros clientes de PORTADAS o “COVERS”. Todos y cada uno de ellos han logrado ir conquistando posiciones en la web, a partir de la publicación de pequeños reportajes que permiten enlazar a sus propias web´s y redes sociales con nuestros servicios de publicaciones.

En ICONO Los medios pasan de informar a conectar, van más allá de las fronteras entrelazando sus contenidos con una fusión directa sobre sus audiencias. Hoy la evolución se concentra en temas de conectividad, de intercambio de información dinámicos, clicks, links, redes… todo en imágenes, multimedia de gadget y relaciones interpersonales que dejan atrás las reglas y fronteras tal y como se conocen en los últimos 20 siglos.

Una tarde de lectura en San Sebastián del Oeste

Los Escritores de México Luis Sandoval Godoy.- PARA LLEGAR a San Sebastián del Oeste hay que subir al cielo: escalar una cadena de montañas, salvar abismos y atravesar ríos caudalosos; ascender más y más, una cumbre y luego otra, bordear por despeñaderos de escalofrío, y luego explayar el alma y tender la vista emocionada encima de horizontes que quedaron abajo. Ahora se va a San Sebastián tomando rumbo hacia Ameca y por allí al camino que algún día llegará a la costa. La carretera llega hasta el crucero de Talpa; desde allí hay que seguir por una terracería, a veces huracanes de polvo, a veces resbalosos y peligrosos lodazales, hasta la señorial ciudad de Mascota.

De allí emprender de nuevo la ascensión en un recorrido de tres horas. La brecha se angosta en gargantes cerradas de vegetación. Abajo la profundidad brumosa del precipicio; arriba, las nubes en hervor de blancura o tal vez con un viento helado en el cual se mecen como en una hamaca, las fragancias del bosque. Con todos los hallazgos del camino, ninguno como el hallazgo mismo de San Sebastián, en aquellas últimas cumbres de la sierra, mal asentado sobre unos riscos y desniveles donde brincan y suenan los arroyos.

Se dice que este pueblo, en tiempos de su esplendor minero, llegó a contar con 20,000 habitantes, mientras hoy tendrá apenas un millar de moradores, en un caserío que se desparrama por las faldas de las laderas que convergen al arroyo que pasa por en medio. Todavía quedan viviendas deshabitadas y ruinosas.

Un documento del año 1600, cuando San Sebastián ya figuraba en los mapas de la Nueva España, dice del Real de Hostotipac, uno de los yacimientos más ricos de la zona:

“Hállase este Rial en la sima del cerro que tiene una Bufa muy alto y encumbrada y sumamente frígido su temperamento y muy nebulosa; muchos afirman que es el cerro más alto que tiene el Reyno de la Nueva Galicia, tal que los marineros de la Gran China le llaman María. 1 es una de las señas que siguen para seguir el camino que lleva para Acapulco… “ Hoy San Sebastián del Oeste, aferrado a las huellas de su grandeza, se compone de un hermoso caserío que todavía conserva las comodidades que podían disfrutarse en mejores tiempos; todo eso y los suspiros de los ancianos que alcanzaron a ver en su juventud, los resplandores de la mayor prosperidad.

San Sebastián es eso ahora, un pueblo donde rondan los recuerdos como ánimas en pena; un pueblo que se quedó solo y en su soledad sigue diciendo lo que fue; lo sigue diciendo al viajero que se anima hasta sus cumbres; lo dice con palabras entrecortadas, con el balbuceo trabajoso de los hombres casi centenarios que moran bajo aquellos tejados ennegrecidos por el tiempo y la humedad de la sierra. Hay que ir a las fiestas de San Sebastián, ahora en la solemnidad litúrgica del noble patricio romano que murió asaeteado por confesar la fe cristiana. Pero hay que ir al pueblo llenos del respeto que el lugar merece; porque no vaya a suceder que la afluencia de visitantes turbe su silencio y empañe su inocencia. Si así ha de ser, mejor que siga en su olvido, mejor que permanezca en la pureza de su abandono, como un remanso que se quedó escondido entre montañas, lejos del alboroto de nuestros siglos.

Bienvenidos a San Sebastián del Oeste gracias Don Luis Sandoval Godoy por este pasaje que nos permite una muy agradable tarde en la Sierra de Jalisco.-

EL CONTROL ¿Por qué no me ama? Título del libro de Montserrat Moragrega

EL CONTROL ¿Por qué no me ama?
Título del libro de Montserrat Moragrega

Este libro tiene tres objetivos primordiales: hacer conciencia de cuándo una persona se encuentra en una relación de control; que la persona controladora se dé cuenta del daño que está causando; y saber que existen formas de salir del problema.

Por: Alvaro López EDICIONES ICONO.- Para empezar, debo aclarar que no todos los tipos de control son dañinos; hay algunos que pueden funcionar en una familia y los podemos considerar como normales. Imaginemos a la mamá perfeccionista que no deja lavar los platos a sus hijos porque no lo van a hacer tan bien como ella. No es lo más sano, pero tampoco está lastimando a nadie. O el marido que no deja conducir a la esposa cuando él va en el coche; la controla, pero no la hiere.

La diferencia entre el control normal del día a día y el que lastima, humilla y hace a la otra persona perder su propio ser y hasta perder su voz es enorme. El control que propicia que la persona manipule a su víctima y la deje aterrada y fuera de sí es el que analizaremos en este libro. Una persona controladora dentro de los rangos normales en cuanto le mencionas que lo que hizo te lastimó, toma conciencia y deja de hacerlo; se disculpa con facilidad y tratará de ser diferente la siguiente vez. En cambio, un controlador que usa el control para relacionarse con el exterior no puede dejar de hacerlo porque vive a través de ese control. Niega el daño que causa, culpa a los demás y no parece tener intención de cambiar.

Para cumplir los tres objetivos primordiales que señalé en un principio, en este libro abordaré el control, el daño que causa, las características del controlador y las de la persona que se queda, es decir, “la víctima”, que no tiene conciencia, lo cual la pone en desventaja, sin herramientas para defenderse y debajo del controlador. Analizaré también lo que sucede cuando estos adquieren conciencia y la forma en que los dos pueden mejorar, conociéndose y controlándose a ellos mismos para dejar de controlar al otro o a la otra.

La víctima, al tomar conciencia, empieza a ser responsable de ella misma, de las decisiones que toma, aunque haya sido por miedo al controlador, y deja de ser víctima y se convierte en un superviviente. Pone límites al reconocer lo que le gusta y no; en otras palabras, empieza a tomar el control sobre su vida. Asimismo, hablaré del daño que produce el control dentro de una pareja, cómo invalida a la víctima, la deja sin reconocer lo que piensa, siente o quiere; en pocas palabras, pierde su ser, mientras que el controlador se empodera al quedarse con la víctima no como compañera, sino como una extensión de él. Este tipo de control trata a la víctima como si él supiera lo que más le conviene y lo que debe hacer. Dicho control inhibe la intimidad y no invita a la amistad ni mucho menos al amor. Es enfermizo y termina con cualquier posibilidad de cercanía.

Mi objetivo es crear conciencia en el controlador, en la víctima y en los psicólogos y terapeutas, al igual que en las personas que apenas están iniciando una relación para que puedan evita caer en un vínculo de control. Cuando se crea conciencia al respecto, se evita el enorme dolor que el control genera, así como los daños colaterales: ansiedad, depresión y miedo. A esto se suman las enfermedades psicosomáticas, como la colitis, gastritis, dolor de cabeza y el estrés.

Este libro ofrece las herramientas para reconocer las características del controlador y de la víctima.

Si cada persona trabaja en sí misma, las relaciones pueden ser mucho más sanas y satisfactorias. Algunas víctimas acuden durante años con psicólogos que no conocen del tema o no tienen el panorama completo ni se dan cuenta de que la depresión proviene de vivir fuera de la realidad. Así, estos profesionales de la salud poco o nada podrán hacer al respecto, de ahí la importancia de este libro para todo psicólogo o terapeuta que realmente quiera ayudar a su paciente. Para finalizar, en este libro, la mayor parte de los casos que ejemplifican las situaciones de control son protagonizados por un hombre y las víctimas son representadas por una mujer; sin embargo, quiero destacar que los roles pueden cambiar, es decir, hay muchas mujeres que son controladoras y muchos hombres que son víctimas; no hay exclusividad en cuanto al sexo.

El propósito es que se tenga mayor claridad de lo que en verdad está pasando y que la recuperación se aborde de la manera correcta quienquiera que sea la víctima o el controlador, hombre o mujer. Como dicen en los grupos de autoayuda, “que empiece por mí”, lo cual lleva a cada una de las partes a hacerse responsable de sí misma y dejar de controlar al otro. A partir de ahí, la situación empieza a mejorar, y si las dos personas logran enfocarse solo en ellas, entonces se puede tener una relación de intimidad.

Bienvenidos a #MundosDigitales de#EdicionesICONO a las plataformas de http://LosEscritoresdeMexico.WordPress.com/

“Nos alcanzó el eco…” Escritores Mexicanos LSG

Esta es una antología de Luis Sandoval Godoy, así se manifiesta en el título que proviene de la portada de esta obra literaria. Don Luis, hace un repaso nuevamente por varias de sus obras que a lo largo de su carrera como ESCRITOR MEXICANO ha consolidado en estos últimos sesenta años.

Por Alvaro López.- Publisher Editor EDICIONES ICONO.- En un breve texto -uno de mis favoritos- que Luis Sandoval Godoy tituló “Cada quien a su manera”, con el que abre la lectura de su primera antología, Siga la flecha (2006), el escritor marcaba su propia pauta para la vocación, literaria o no: un hombre y su destino serian, en el sentir de don Luis, “una flecha lanzada al viento”, una flecha puesta en un espacio geográfico y circunstancias particulares: “Aquí está un punto de partida, aquí se inicia una línea que va hacia allá; nadie sabe, ni la misma línea, ni la misma flecha saben a dónde van a llegar”….

Este es un estracto de la Presentación de Ulises Íñiguez Mendoza… para acceder a esta obra compuesta de nueve secciones y veinticinco capítulos hay que visitar digitalmente las obras de Don Luis, todas concentradas en http://LuisSandovalGodoy.WordPress.com/

Nos alcanzó en eco de lejanas voces es un trabajo impreso también de 365 páginas e una impecable impresión… Este es un gran recorrido por algunos de los libros más representativos del Escritor Mexicano.

Bienvenidos a la experiencia de la conectividad en#MUNDOSDIGITALES de #EdicionesICONO

http://LosEscritoresdeMexico.WordPress.com/